¿Qué es el lupus cutáneo agudo?

Las personas que padecen de lupus conocen que la enfermedad puede afectar varias partes del cuerpo, por dentro y por fuera, de varias maneras. Uno de los signos más claros de que una persona ha desarrollado la enfermedad son los trastornos en la piel (enfermedad cutánea).


En general, existen tres tipos de enfermedad en la piel, el lupus cutáneo crónico o discoide, cutáneo subagudo y cutánea agudo. Algunas personas con lupus discoide pueden no desarrollar nunca la versión sistémica de la enfermedad, o sea, el lupus eritematoso sistémico. Las personas con lupus cutáneo subagudo pueden desarrollar artritis, mientras que aquellas con lupus cutáneo agudo generalmente son personas con lupus eritematoso sistémico activo.

Las lesiones asociadas con el lupus cutáneo agudo aparecen como áreas planas de piel de color rojo en la cara, similares a una quemadura de sol y con forma de mariposa. Estas lesiones pueden aparecer en los brazos, las piernas y el cuerpo, y son sensibles a la luz. Aunque pueden decolorar la piel, no dejan cicatriz. Las personas con lupus activo a menudo presentan estas lesiones, que suelen aparecer durante un brote o después de la exposición solar. Por esta razón, las personas con lupus cutáneo agudo deben ser conscientes de los peligros de una exposición prolongada a la luz del sol. Se recomienda que usen protectores solares con un factor de más de 30 para protegerse contra los rayos UVA y UVB, así como considerar el uso de ropa adecuada que también proteja del sol.

Es de destacar que el lupus cutáneo agudo tiene una alta prevalencia de lesiones periodontales conjuntivas, o lesiones que se encuentran en las encías. Este tipo de lupus cutáneo a menudo se trata con fármacos como la prednisona, o en combinación con otros inmunosupresores.