Pruebas y diagnóstico del lupus

El diagnóstico del lupus es difícil porque los signos y síntomas varían mucho de persona a persona. También pueden variar con el tiempo y se asemejan a los de muchos otros trastornos. Una sola prueba no basta para diagnosticar el lupus, la combinación de los análisis de sangre y orina, signos y síntomas, así como los hallazgos del examen físico, conducen al diagnóstico.


Las pruebas de laboratorio

Los análisis de sangre y orina pueden ser:

  • Recuento sanguíneo completo. Esta prueba mide el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, así como la cantidad de hemoglobina. Los resultados pueden indicar que la persona tiene anemia, algo que ocurre comúnmente con el lupus. También puede obtenerse un conteo bajo de glóbulos blancos o de plaquetas.
  • Velocidad de sedimentación globular. Este análisis de sangre determina la velocidad a la que los glóbulos rojos se asientan en la parte inferior de un tubo, en una hora. Indicios de una velocidad mayor que la normal puede asociarse con una enfermedad sistémica, como el lupus. La velocidad de sedimentación no es específica para ninguna de estas enfermedades, puede ser elevada si se tiene lupus, otra condición inflamatoria, cáncer o una infección.
  • Evaluación renal y del hígado. Los análisis de sangre pueden determinar qué tan bien están funcionando los riñones y el hígado. El lupus puede afectar a estos órganos.
  • Análisis de orina. El examen de una muestra de orina puede mostrar un mayor nivel de proteínas o células rojas de la sangre en la orina, lo que puede ocurrir si el lupus ha afectado los riñones.
  • Prueba de anticuerpos antinucleares. Una prueba positiva para la presencia de estos anticuerpos, producido por el sistema inmune, indican un sistema inmune estimulada. Aunque la mayoría de las personas con lupus obtienen una prueba positiva, la mayoría de las personas con resultados positivos en esta prueba no tienen lupus. Si el resultado es positivo, el médico puede recomendar pruebas de anticuerpos más específicas.

Las pruebas de imagen

Si el médico sospecha que el lupus está afectando a los pulmones o el corazón, puede sugerir:

  • La radiografía de tórax. Una imagen del tórax puede revelar sombras anormales que sugieren líquido o inflamación en los pulmones.
  • Ecocardiograma. Esta prueba utiliza ondas sonoras para producir imágenes en tiempo real del corazón latiendo, de modo que puede comprobar si hay problemas con las válvulas u otras partes del corazón.

Biopsia

El lupus puede dañar los riñones de muchas formas y los tratamientos pueden variar, dependiendo del tipo de daño que se produce. En algunos casos, es necesario probar una pequeña muestra de tejido renal para determinar cuál podría ser el mejor tratamiento. Esa muestra se puede obtener con una aguja, o a través de una pequeña incisión.