Lupus: las 10 cosas que usted debe saber

Muchos han escuchado que el lupus es una enfermedad complicada. A continuación te ponemos al tanto de 10 aspectos básicos sobre esta condición.


1 – El lupus es una enfermedad autoinmune y reumática.

En el lupus, el sistema inmunológico ataca a sus propias células y tejidos, por tanto se ven afectadas las articulaciones, la piel, los riñones, los pulmones, el corazón, el sistema nervioso y otros órganos del cuerpo.

2 – Existen cinco tipos de lupus.

  • Lupus eritematoso sistémico, que afecta a las articulaciones y los órganos.
  • Lupus discoide, que afecta a la piel.
  • Lupus eritematoso cutáneo sub-agudo, caracterizad por una lesión cutánea específica que no deja cicatriz.
  • Lupus inducido por medicamentos, se desarrolla después de una reacción a un fármaco.
  • Lupus neonatal, que afecta a los recién nacidos.

3 – El 90 por ciento de los pacientes con lupus son mujeres.

El lupus puede afectar a personas de todas las edades y de ambos sexos, pero afecta aproximadamente 10 veces más a las mujeres que a los hombres.

4 – Existen 11 criterios para identificar al lupus.

El lupus puede diferenciarse de otras enfermedades del tejido conectivo, a partir de once criterios ofrecidos por el Colegio Americano de Reumatología.

  • Erupción en forma de mariposa en las mejillas y la nariz
  • Erupción escamosa en forma de disco en la cara, el cuello, las orejas, el cuero cabelludo, el pecho
  • Sensibilidad a la luz
  • Llagas en la boca, la lengua y dentro de la nariz
  • Dolor de artritis en las articulaciones
  • Dolor en el pecho al respirar o moverse
  • Problemas renales
  • Problemas neurológicos
  • Problemas de la sangre como anemia, recuento bajo de glóbulos blancos
  • Mal funcionamiento del sistema inmunológico
  • Anticuerpos antinucleares

Se recomienda que si una persona tiene cuatro o más de los criterios anteriores, debe consultar a un reumatólogo inmediatamente.

5 – El diagnóstico del lupus puede ser difícil.

El lupus se considera una enfermedad impredecible, se dice que no hay dos casos exactamente iguales. El patrón único de los síntomas asociados con la enfermedad ha llevado a algunos a compararla con un copo de nieve. Hay varios síntomas del lupus que imitan a otras enfermedades reumáticas, lo que dificulta el proceso de diagnóstico.

6 – El tratamiento del lupus depende de los síntomas y su gravedad.

El tratamiento conservador con antiinflamatorios no esteroideos y la hidroxicloroquina puede ser apropiado para los pacientes con lupus que presentan síntomas sin riesgo para la vida, tales como dolor en las articulaciones, dolor muscular, fatiga y erupciones en la piel. Cuando hay complicaciones graves en los órganos se utiliza un tratamiento más agresivo que puede incluir altas dosis de corticosteroides o fármacos inmunosupresores. Los beneficios y riesgos del tratamiento deben ser sopesados ​​por cada paciente y su médico.

7 – El lupus no es una enfermedad simple ni poco frecuente.

Las organizaciones de salud afirman que alrededor de todo el mundo se han registrado cifras muy elevadas, en cuanto a la cantidad de personas que padecen lupus. Se dice que la mayoría de los casos corresponden al lupus eritematoso sistémico y que al menos existe un órgano importante afectado.

8 – Algunas razas tienen un mayor riesgo de desarrollar lupus.

El lupus es de 2 a 3 veces más frecuente entre las personas de origen afroamericano, hispano, asiático y nativo americano.

9 – La mayoría de los pacientes con lupus llevan vidas normales.

Con el control de la enfermedad y el tratamiento adecuado, la mayoría de los pacientes con lupus llevan vidas normales. Es cierto que puede haber algunas limitaciones y que la enfermedad puede imponer restricciones, pero siguiendo los pasos correctos se puede lograr una calidad de vida sostenida. El peor adversario puede estar dentro de la persona, si se pierde la esperanza, la voluntad, y se le da entrada a la frustración y la depresión.

10 – Un reumatólogo es un médico especializado en el tratamiento de la artritis y otras enfermedades reumáticas, incluyendo al lupus.

Tras la consulta con un médico de cabecera, puede obtenerse una remisión hacia la consulta de un reumatólogo, cuya evaluación es importante para que un paciente desarrolle el plan de tratamiento adecuado.