Lupus cutáneo crónico o discoide

discoideEl lupus discoide se distingue del lupus eritematoso sistémico por la gravedad de las erupciones. En casos de lupus eritematoso sistémico puede aparecer una erupción con en un patrón de mariposa a través de la nariz y las mejillas, o desarrollarse sarpullido rojo por una reacción a la luz solar. Sin embargo en el lupus discoide, se desarrollan úlceras inflamatorias crónicas en la cara, las orejas, el cuero cabelludo y en otras áreas del cuerpo.


Cuando las lesiones se convierten en escamas muy gruesas, se les conoce como «hipertrofia» (engrosamiento) o lesión discoide «verrugosa». Estas lesiones con bultos firmes en el tejido graso subyacente a la piel se denominan «lupus profundo».

Algunos pacientes presentan cicatrices en el cuero cabelludo, lo que hace imposible el re-crecimiento del cabello en esas áreas. Para diagnosticar el lupus discoide en estos casos, se utiliza una biopsia de piel, ya que otras enfermedades pueden parecerse, pero tienen tratamientos diferentes. Las lesiones pueden ser tratadas con la aplicación de cremas de corticosteroides, pomadas, geles, cintas, y remedios.

El lupus puede afectar muchos órganos además de la piel. Cuando lo hace, se le conoce como lupus eritematoso sistémico. Aproximadamente el 10 por ciento de los pacientes con lupus discoide desarrollan esta variante.